Para que tu guacamole siempre tenga un buen aspecto, te daremos los siguientes tips:

  1. Para evitar que se ponga negro, pon uno o varios huesos de aguacate en el guacamole.
  2. Si no vas a consumir el guacamole de inmediato o quieres refrigerarlo, para que no se ponga negro, coloca en un refractario de cristal hojas de lechuga lavadas y desinfectadas sin que quede ni un sólo espacio disponible, sobre ellas vaciar el guacamole y cubrir con mas hojas de lechuga perfectamente sin que el guacamole quede en contacto con el aire, luego cubrir con papel film y meter a la nevera hasta que se haga uso de él, el guacamole estará como recién hecho, y con su color natural.
  3. Y por último, otro truco mayormente conocido y que no siempre funciona pero dependiendo de la intencidad de acidez del limón, es al terminar de hacer nuestro guacamole, exprimir el jugo de un limón y mezclarlo muy bien antes de ponerlo a la mesa.