Te daremos unos secretos para que tus lentejas queden perfectas a la hora de guisarlas.

  1. Existen algunos utensilios que debes utilizar como son el barro, recipientes inoxidables (cristal, acero…). De lo contrario puedes correr el riesgo de que tus lentejas se amarguen.
  2. Para que no se deshagan las lentejas: que no pasen del tiempo de cocción (especialmente si no son de calidad). Evitar moverlas con cuchara (al final de la cocción), mejor mover las lentejas asiéndola en cacerola y moviéndola. No añadir agua durante la cocción (para ello recuerda: que el agua debe de quedar tres centímetros por encima y fuego lento), si lo haces se soltará el hollejo.
  3. Espesar lentejas si salen muy líquidas. Si salen muy líquidas (sucede si se tratan de evitar el riesgo de que queden secas y tengas que añadir agua) hay un truco muy bueno para espesar las lentejas. Echar medio cucharón (o más) de lentejas y haces un puré de lentejas. Lo agregas al guiso y las tendrás espesas y con mejor sabor incluso.